Historia 

La costumbre del corte de orejas y de la cola se remonta a muchos años atrás y en muchos casos a los orígenes de las distintas razas. Inicialmente era una cuestión de utilidad de trabajo del animal pero con los años los perros han sido cada vez más seleccionados hacia animales de compañía.

La costumbre de corte de orejas y también del corte de colas, tiene diferentes orígenes, según cada raza. En los perros de pastoreo se empezó a cortar las orejas debido a que tenían que defender el ganado frente a lobos o otros perros salvajes con lo cual sus puntos más débiles eran las orejas y la cola que fácilmente podrían ser lesionadas en una pelea. Lo mismo sucedió con los perros de pelea a los que se les cortaba las orejas para evitar que el contrincante hiciera presa de ellas.

En los animales de guardia parece que estas intervenciones cambiaban su tipología dándoles un aspecto más respetable. Por último, en los perros de caza se practicaba la otectomía para evitar los arañazos y otras heridas producidas por la maleza o zarzales.

Así el Bóxer ha sido objeto de esta costumbre desde sus orígenes en 1850. Esta raza era capaz de participar activamente en las peleas, y lo más fácilmente atacable eran colas y orejas, por lo que se comenzó el recorte de orejas y amputación de colas.

Desarrollo nuestro sitio web: www.sucursalesonline.com