Compartir:
¿Como llegar?
HOME Oncología Veterinaria Las Patas del Cangrejo
Las patas del cangrejo

Desde épocas antiguas, el término "tumor" se aplicó a cualquier bulto en el cuerpo, a menudo debido a inflamación. Con el tiempo, tumor se ha convertido en sinónimo exclusivo de neoplasia. Neoplasia significa en sentido literal "nuevo crecimiento", aunque este nuevo crecimiento en algún tejido del organismo se comporta en realidad de manera autónoma, porque desatiende a las instrucciones habituales que el cuerpo le impone. La oncología es entonces el estudio de estas neoplasias o tumores (en griego, oncos alude a tumor)
Cáncer es la forma en que se designa a todos los tumores que tienen un comportamiento maligno. Aunque los orígenes del término cáncer no se conocen con precisión, se cree que la alusión a la enfermedad deriva del latín, por "cangrejo", porque el cangrejo se adhiere con obstinación a todo lo que agarra. Galeno, un médico de la Grecia antigua, ya describía al cáncer como "un tumor que se extiende por los lados mediante unas prolongaciones que invaden los tejidos adyacentes; esto se parece a las patas de un cangrejo".

Con los avances de la medicina moderna, poco a poco se fueron encontrando las claves para que el cangrejo suelte a sus presas. Sin embargo, con frecuencia la ignorancia fue y sigue siendo el terreno para que el cangrejo entre en escena y se aferré a sus presas con su obstinación innata. Tal vez sea éste el desafío que nos impone el cangrejo: derrumbar la barrera de ignorancia y las falsas apreciaciones que nos impiden atacarlo de un modo racional.



No sirve la magia contra el cangrejo

La lucha contra el cáncer no ha podido ser abordada de manera satisfactoria con recetas mágicas y universales. Los éxitos se han logrado lentamente, a lo largo de las décadas, sumando conocimientos y combinando métodos comprobados de prevención y tratamiento para cada variante tumoral. Este parece ser el camino que se seguirá en el futuro, incorporándose nuevas estrategias surgidas de los avances logrados en el conocimiento de la biología celular y molecular del cáncer. Toda nueva forma de tratamiento, por revolucionaria que sea, se agregará como complemento del arsenal de métodos ya disponibles para combatir el cáncer, pero es improbable que sustituya a los procedimientos convencionales ya probados.

Los cangrejos pueden regenerar sus pinzas o cualquiera de sus patas si las pierden o se encuentran muy dañadas. En ocasiones, pueden llegar a cortarse a sí mismos una extremidad para zafarse de un depredador. Como los cangrejos, el cáncer puede volver a regenerarse si sólo se logró un efecto parcial o temporal con el tratamiento. Una estrategia de combate más acabada deberá agredir al cangrejo en varios frentes, maniatarlo, arrancarle todas las patas al mismo tiempo. Aunque posea una innata capacidad para regenerarse, tal vez así morirá antes de hambre.
El cáncer es una enfermedad crónica y, como tal, su tratamiento debería ser muy prolongado. Resulta obvio que los enfermos del corazón o los diabéticos están obligados a tratarse de por vida y, por lo tanto, aprenden a convivir con sus achaques. Muy por el contrario, los mismos médicos y veterinarios han aplicado sobre los pacientes y animales con cáncer solamente tratamientos cortos e intensivos, que tienen come resultado el rotundo éxito o el fracaso. La comprensión de los mecanismos ínfimos que hacen avanzar la enfermedad ha conducido poco a poco a un enfoque más propio de una dolencia crónica. Aunque no sea posible curar rápidamente paciente, el tratamiento podría igualmente mantener contenida a la enfermedad aliviar los síntomas.

Modificado de “El desafío del cangrejo – Avances en el conocimiento, prevención y tratamiento del cáncer”. Autor: Daniel F. Alonso, Siglo XXI editores Argentina, 2002.



¿ En que circunstancias se debería optar por un tratamiento experimental ?


Los animales que padecen alguna enfermedad oncológica, en primera instancia deberían someterse a los tratamientos ya establecidos para ese tipo particular de tumor, cuya efectividad esta comprobada y avalada, y que en muchos casos lo llevaran a la cura o retroceso de la enfermedad. En un primer momento, cualquier otra terapia no servirá más que para confusión, y peor aun, podría limitar las posibilidades de éxito con terapias probadas, razonablemente efectivas. Luego, ante la eventualidad falla de los tratamientos convencionales, la mascota bajo consentimiento por escrito de su propietario, podría ser incorporada en ensayos de investigación clínica con nuevas drogas. Estos tratamientos son gratuitos y se encuentran avalados por organismos oficiales.



¿Es lo mismo un tratamiento experimental que una terapia alternativa?


No, un tratamiento experimental arranca de evidencias contundentes de acción anticancerosa, obtenidas previamente en animales enfermos. La administración de estos nuevos tratamientos a pacientes voluntarios es gratuita, y se realiza siguiendo un protocolo serio y bien diseñado, que busca demostrar el efecto beneficioso también en los animales que padecen esa enfermedad. De confirmarse su acción, el
tratamiento será entonces incorporado al arsenal para la luchar contra la enfermedad. Por el contrario, las terapias alternativas incluyen metodologías y remedios nunca probados científicamente. Aunque quienes las ofrecen suelen ser veterinarios, se administran sin el aval de organismos oficiales y sin un consentimiento escrito de los propietarios de los animales afectados. Por lo general, son terapias costosas, puesto que el objetivo central es lucrar, pero no investigar prolijamente la acción terapéutica.



¿Cuándo hay que sospechar que se trata de una terapia mentirosa?


Cuando una supuesta terapia "mágica" no se encuentra disponible en todas las veterinarias y hay que pagarla en mano a quien la ofrece, es más que suficiente para sospechar el engaño, aunque se trate de un profesional y atienda en una Institución reconocida. También es sospechoso que se le pida al paciente que vaya a adquirirla sólo a determinada farmacia y que el remedio se presente en un frasco con un rótulo casero, sin descripciones detalladas de su contenido. Otra clave reside en el habitual "compromiso de silencio" que se les pide a quienes compran estas terapias. Si se tratase de un tratamiento probadamente útil, su difusión debería ser bienvenida y debería estar disponible de manera masiva.
Si un cáncer es considerado incurable, ¿hay algo por hacer?
Sí. La medicina paliativa busca cuidar más allá de curar, considerando que 1a calidad de vida puede ser tan importante como la cantidad de vida. En ocasiones el alivio es el único objetivo realista que puede ofrecerse al paciente con un cáncer avanzado.


Modificado de “El desafío del cangrejo – Avances en el conocimiento, prevención y tratamiento del cáncer”. Autor: Daniel F. Alonso, Siglo XXI editores Argentina, 2002.




Desarrollo nuestro sitio web: www.sucursalesonline.com